Inicio, Noticias, Legislativas, Capacitaciones, TGD y Autismo, CONADIS, Notas

viernes, 11 de abril de 2014

Pacientes parapléjicos recuperan la movilidad gracias a la estimulación eléctrica


Cuatro personas con paraplejia han sido capaces de mover sus músculos paralizados gracias a una nueva terapia en la que se estimula eléctricamente la médula espinal. Los participantes fueron capaces de flexionar los dedos de los pies, tobillos y rodillas mientras el estimulador estaba activo.
Cuatro personas con paraplejia son capaces de mover voluntariamente los músculos previamente paralizados como resultado de una nueva terapia que consiste en la estimulación eléctrica de la médula espinal, según las conclusiones de un estudio financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), y la Fundación Christopher y Dana Reeve, en Estados Unidos.
Los participantes, cada uno de ellos paralizados desde hace más de dos años, fueron capaces de flexionar voluntariamente sus dedos de los pies, los tobillos y las rodillas, mientras el estimulador estaba activo, y los movimientos han mejorado con el tiempo al combinarlos con rehabilitación física.
Los investigadores involucrados en este trabajo, que se publica este martes en 'Brain', dicen que la terapia tiene el potencial de cambiar el pronóstico de las personas con parálisis, incluso después de años con la lesión.
Uno de los hallazgos más impresionantes e inesperados del estudio es que dos de los pacientes que se beneficiaron de la estimulación de la médula tenían parálisis completa motora y sensorial. En estos pacientes, la vía que envía información sobre la sensación de las piernas al cerebro se interrumpe, además de la que manda datos desde el cerebro a las piernas con el fin de controlar el movimiento. Los investigadores se sorprendieron por el resultado porque habían asumido que al menos algo de las vías sensoriales necesitaba estar intacto para que la terapia fuera efectiva.
El estudio es la continuación de una experiencia piloto innovadora iniciada en 2009 para determinar si la estimulación de la médula, en combinación con el entrenamiento diario en una cinta andadora, podría ayudar a los pacientes con parálisis a recuperar cierta capacidad para moverse.
Fuente El Cisne

No hay comentarios:

Publicar un comentario